Correduría Pública

El Corredor Público es un especialista en derecho mercantil que cuenta con una autorización de la Secretaria de Economía (Gobierno Federal), para prestar a los comerciantes, ya sean personas físicas o empresas, entre otros, los servicios siguiente:

  • Constitución de sociedades mercantiles.
  • Extinción y liquidación de sociedades mercantiles.
  • Fusión o escisión (división) de sociedades mercantiles.
  • Formalizar contratos mercantiles en documentos públicos que les otorgan certeza y seguridad jurídica.
  • Cotejar copias de documentos que formen parte de la contabilidad del comerciante con sus originales.
  • Protocolizar actas de asambleas de accionistas de sociedades mercantiles.
  • Dar fe de hechos relacionados con las actividades del comerciante.
  • Consultas legales.
  • Elaborar avalúos de todo tipo de bienes tangibles (inmuebles o muebles) o intangibles (derechos, marcas, valor de la cartera, valor de la empresa, valor del negocio en marcha, etc.)
  • Ser árbitro o mediador.
  • Ser intermediario en negocios comerciales.
  • Fungir como asesor o consultor de negocios.

Un Corredor Público tiene algunas funciones de Notario Público, pero no es un Notario Público, por ejemplo, no puede intervenir en contratos de naturaleza civil; también tiene otras funciones que no tiene el Notario Público, como por ejemplo ser perito valuador.